La raza nos desconectó

Los chavos de “La red global para la paz en México” publicaron recientemente, en Facebook un meme con el siguiente mensaje:

“Todos éramos humanos hasta que: La raza nos desconectó, la religión nos separó, la política nos dividió y el dinero nos clasificó”.

Ante tal hiperbólica aseveración me permito, y espero que usted también me permita, la siguiente reflexión: 

Desconectados, separados, divididos. Tristemente así es. Las ausencias o las presencias del amor, del miedo y del odio, han sido los detonantes de las desdichas políticas y sociales que hemos vivido desde que Caín mató a Abel. 

A manera de solución expreso que nos hace falta robustecer el espíritu. Estos temas: el crecimiento espiritual, el amor y su papel en la sociedad no se tratan en las escuelas. Hay clases de filosofía en algunos casos pero siempre se tratan como asignaturas, son créditos académicos para pasar el año, para ascender en la escala académica o para elevar nuestra cultura general, no para repararnos. No se manejan necesariamente como herramientas para llevar una vida decente, decorosa, civilizada. En esto, sin embargo, todos debemos poner nuestro grano de arena. 

Los principales responsables de nuestro crecimiento espiritual somos nosotros mismos.

¿Podremos algún día borrar nuestras diferencias, nuestras separaciones? Ojalá pero, al paso que vamos, presiento que vamos en ruta hacia un estadio opuesto. Nada o muy poco hacemos por controlar nuestros odios y nuestros miedos. 

Otro alimento del espíritu es el arte. Sin embargo, el arte, no es objeto de uso corriente. El arte es creación, edificación, transformación. Renueva el espíritu y el alma. Hay que dedicar más tiempo al arte, a las expresiones visuales, a la poesía, al teatro, a la danza. Recuperemos el arte.

Pero en estos días: ¿quién va al museo, a la ópera, a los conciertos de música clásica? Mayormente quienes tienen los medios y la cultura para hacerlo. El arte ya no es una expresión libre y de uso común; ahora se rige por las reglas del mercado, es un negocio. Recuperemos el arte. 

¿Cómo redimir nuestras separaciones? ¿Es posible unirnos? Cada vez estoy más convencido de que la unión entre los hombres es un mito, una utopía. Pero sí creo que aun es posible trabajar coordinadamente en proyectos comunes. El trabajo común puede redimirnos y vale la pena intentarlo. 

Enero 5, 2019.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s